Las 10 frases más repetidas al inicio de la terapia.

Las diez frases más repetidas al inicio de la terapia. O las razones principales que hacen a una persona acudir al psicólogo. En estos años de experiencia clínica he tenido la oportunidad de tratar a una gran variedad de personas. Cada uno de ellos con su propia historia, su identidad y sus rasgos de personalidad característicos, su sintomatología y su mundo emocional. Teniendo en cuenta que cada uno de nosotros somos únicos y diferentes he podido observar ciertos comportamientos, preocupaciones y malestares que son parecidos en muchas de estas personas. De alguna forma y a grandes rasgos hay patrones observables que se repiten de una persona a otra. En estos patrones es donde quiero prestar atención hoy. Me gustaría compartir algunas de las razones principales que observo que traen las personas cuando acuden por primera vez al psicólogo. O dicho de otra forma, las frases más repetidas al inicio de la terapia. Tal vez te pueda servir de ayuda saber porqué acude la gente al psicólogo. Conocer cuáles son los síntomas habituales. Y finalmente entender cómo es el proceso de la terapia en sus primeras sesiones.

Quiero partir de algo que considero básico y que también me gustaría compartir. Las personas con las que trabajo en mi consulta son todas personas normales y corrientes, personas que han vivido sucesos o experiencias en algún momento de sus vidas o a lo largo de un tiempo prolongado que les han pasado algún tipo de factura emocional. Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos visto obligados a hacer frente a una situación vital compleja, a una pérdida emocional o algún tipo de problema que la vida nos ha puesto por delante. En ese

Psicoterapia.

tipo de situaciones la capacidad de adaptación humana se pone en juego y hacemos lo que necesitamos o creemos, consciente o inconscientemente, que es la mejor solución para salir adelante. Son decisiones de supervivencia emocional. Y seguramente ha sido así. Aquella decisión tomada en aquella circunstancia fue la mejor de las opciones que entonces eran posibles para la persona.

También sucede que después suele venir esa factura emocional, en una forma personal de

diferentes síntomas como ansiedad, depresión, crisis existenciales, baja autoestima, fobias y miedos, inseguridades y un largo etcétera. Puede ser una mezcla de varios de ellos, alguno en concreto y otros no, períodos de normalidad y ausencia de síntomas seguidos de períodos con una sintomatología más intensa.

 

 

Habitualmente, el proceso de acudir al psicólogo y comenzar una psicoterapia suele ser parecido a este:

  • Malestar prolongado que no evoluciona, la persona siente estar bloqueada o atascada. También puede darse que por la continuidad en el tiempo la evolución vaya empeorando.
  • La idea de pedir ayuda e ir al psicólogo va creciendo internamente desde hace un tiempo.
  • El malestar (o síntoma) se va haciendo cada vez más molesto, dificultoso o limitante. La persona tiene la sensación de hasta cuándo voy a estar así.
  • En ocasiones, sucede un hecho o sucesión de hechos catalizadores de acudir a psicoterapia. Puede ser una separación, o un gran conflicto familiar, una pérdida, tener una crisis de ansiedad o una explosión emocional de algún tipo.
  • Entonces es cuando la persona pide ayuda. Pregunta a algún conocido por una persona de referencia o una recomendación. Otras personas prefieren no hacerlo así y buscar ayuda en internet. Mirando en google o buscando referencias y reseñas de otros que anteriormente han pasado por algo parecido.
  • Llamar o escribir al psicólogo y pedir una primera cita.

 

Las expresiones más repetidas al inicio de la terapia.

Repasando estos años de experiencia clínica atendiendo a pacientes a diario con diversas sintomatologías he podido agrupar las expresiones más repetidas que describen el sufrimiento de la persona. No son todas las expresiones que se pueden escuchar pero si recogen la mayoría de ellas. A cada expresión añadiré una breve descripción explicativa de la posible sintomatología clínica o de las causas asociadas de forma habitual:

  • «Cada vez me cuesta más la vida. Me cuesta levantarme de la cama. Tengo el ánimo por los suelos y siento que estoy bajando los brazos.» Son expresiones relacionadas con cuadros de sintomatología depresiva, especialmente si es un malestar prolongado y constante durante las últimas semanas o meses.

    Depresión.

  • «Me siento muy solo desde hace un tiempo.» Este tipo de malestar puede estar relacionado con sintomatología depresiva, o con algún proceso de duelo, con algún conflicto personal no resuelto. Sería necesario investigarlo con la persona. Es una de las frases más repetidas en consulta, la soledad es una de las causas que más atraen a terapia a las personas en los últimos tiempos.
  • «Antes me sentía más seguro, con más confianza… en cambio ahora…» Debajo de este tipo de expresión podemos encontrar una baja autoestima, falta de confianza, inseguridades, algún desorden de personalidad, etc… En un porcentaje elevado, la falta de confianza e inseguridad es compartida por la mayoría de personas que acuden a psicoterapia inicialmente.
  • «No entiendo que me pasa. Nunca he sido así.» Cada caso es diferente y detrás de expresiones de este tipo se hace necesario investigar con la persona si está atravesando algún tipo de crisis vital, si existe algún asunto personal no resuelto, alguna emoción que está bloqueada y limita la vida funcional en algún area de la persona.
  • «Siempre me he visto como un bicho raro.» En este tipo de procesos es clave poder desarrollar algún trabajo que permita profundizar en la identidad de la persona. Es probable que debajo de una afirmación cómo está encontremos una crisis de identidad. En el siguiente enlace puedes encontrar más información acerca de estos procesos y cómo se pueden trabajar en psicoterapia:

¿Quién soy yo?

  • «Las cosas me van bien, no tengo ningún problema serio. Sin embargo, no me encuentro bien conmigo mismo y no se porqué.» Este tipo de afirmaciones pueden relacionarse con asuntos vitales no resueltos, emociones bloqueadas, procesos de duelo no elaborados o micro-traumas que han ido acumulándose a lo largo de la historia vital de la persona. De nuevo sería necesario investigar cada caso pues cada uno de nosotros somos únicos y cada persona es diferente.
  • «Me paso el día con los nervios de punta. Estoy atacado. Tengo ansiedad.» En estas situaciones destacan los cuadros de sintomatología ansiosa. La ansiedad es probablemente la primera causa de tratamiento psicoterapéutico actualmente. Si quieres saber más acerca de la ansiedad puedes visitar el siguiente enlace:

Sobre la ansiedad

  • «Tengo crisis de pánico. He pasado por una experiencia traumática y no consigo superarlo. Necesito ayuda.» La sintomatología asociada a esta descripción se conoce como TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático). Está relacionada con las consecuencias emocionales y mentales producidas al haber sufrido alguna experiencia de trauma psicológico.
  • «He perdido a alguien importante recientemente. No levanto cabeza desde entonces.» Los procesos de duelo como el fallecimiento de un ser querido, las separaciones y divorcios o las situaciones de pérdida que todos sufrimos a lo largo de la vida son habituales en la consulta de psicoterapia.
  • «No se qué hacer con mi vida. Me siento perdido, confundido, bloqueado… Necesito ayuda porque no consigo avanzar.» Las crisis vitales y los procesos de toma de decisiones son otros de los trabajos que también se suelen llevar a cabo en psicoterapia.

Estos son los principales asuntos que llevan a las personas a acudir a un psicólogo. No son los únicos. Existen tantas variedades como diferencias entre las personas. Pero si son los más repetidos. El trabajo que se lleva a cabo en psicoterapia necesita ser lo más sintonizado y afinado posible con la persona. Consiste en realizar un traje a medida para cada persona. En función de sus características de personalidad, sus creencias, sus experiencias e historia vital, sus emociones y su sintomatología. De esta manera es cómo se consiguen resultados positivos y duraderos a largo plazo en los procesos psicoterapéuticos.

A veces sucede que las personas atravesamos alguna época vital de crisis a cualquier nivel (laboral, familiar, de pareja, personal) donde emerge algún tipo de sintomatología. Cuando la crisis remite la sintomatología también suele hacerlo. Sin embargo, en algunas ocasiones en lugar de reducirse, se cronifica. Esto puede provocar cuadros de sintomatología de diversa intensidad prolongados en el tiempo.

Los recursos personales.

Recursos personales.

Los recursos personales psicológicos y emocionales son esenciales en estas crisis. Por alguna razón que es necesario descubrir y entender, estos recursos personales no están disponibles o bien ya no son suficientes. O simplemente, dejan de funcionar de forma útil.

Estos recursos son de un gran valor psicológico y en la terapia se busca actualizarlos, ponerlos en marcha y potenciarlos de la forma más sana posible. En ocasiones durante las sesiones puedo utilizar la metáfora de las aplicaciones del móvil. Al igual que las aplicaciones necesitan actualizarse cada cierto tiempo para incorporar los nuevos avances y descubrimientos y ser más efectivas, los recursos personales necesitan hacer un proceso similar. Esto es lo que se busca hacer también en el proceso psicoterapéutico.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *