Me siento solo y (no) me gusta.

Me siento solo.

Me meto en Facebook, Instagram, Twitter,… Me paso un tiempo conectado y así voy hablando con gente. Estar conectado me gusta. Después me pongo a hacer mis cosas y así se me pasa la tarde. Pienso que llevo mucho rato metido en casa o en mi habitación. Puede que hace tiempo que no haces un plan guay, o al menos, tienes sensación de que ha pasado mucho tiempo desde la última vez. Puede que te des cuenta que te cierras a los otros. O que pienses que estás encerrandote en tí mismo.

Te das cuenta que te gustaría tener más relaciones sociales, más contacto del de verdad. Auténtico e íntimo, en persona. Sin pantallas.

Un maestro con el que trabajo en algunos casos me habló del dilema relacional que quiero compartir hoy:

 

Temor al contacto                                                                                                                Anhelo de contacto

——————————————————————————————————————–

Conductas de evitación                                                                                Sensación de pérdida/ soledad

 

El dilema relacional explica como en ocasiones puedes sentir deseos de relacionarte en intimidad, de forma auténtica con otra persona. Esto es, poder expresarte y mostrarte tal como eres sin temor a ser rechazado por ello y sentir que desde ahí puedes conectar con otros que se muestran y expresan de igual manera. Es la verdadera intimidad. La forma de contacto social más especial y más beneficiosa emocionalmente hablando.

A la vez, puedes sentir temor de hacerlo así porque te sientes demasiado expuesto o porque anticipes una crítica o un ataque del otro que te conduzcan a sentirte rechazado. Y claro sentirte rechazado a ese nivel de intimidad duele más. Asi puedes finalmente decidir evitar este tipo de contacto y de relación para encerrarte en tí mismo. Cuando esto se repite con asiduidad puedes acabar por caer en dinámicas de escaso contacto social real, es decir, físico y personal.

Además con la proliferación de las redes sociales y aplicaciones como whatsapp, messenger o facebook esto es un proceso muy común y habitual entre la mayoría de la gente.

Es sano emocionalmente verse, tocarse, abrazarse, compartir tiempo con los amigos, la pareja y la familia. Pasar tiempo juntos.

Hazte estas preguntas a tí mismo para saber en qué zona del continuo te encuentras ultimamente:

  • ¿Cuándo fue la última vez que quedaste con amigos para hacer algo divertido, sin obligaciones ni ocupaciones, sólo diversión?
  • ¿Cuándo llamaste por teléfono a un amigo al que no ves habitualmente y estuvisteis un buen rato hablando de vuestras cosas?
  • ¿Cuándo saliste a tomar una tapa o una cerveza con tu pareja o tu mejor amigo por última vez?
  • ¿Sientes a veces que echas de menos este tipo de encuentros o tus relaciones sociales están satisfechas como están ahora?
  • ¿Sientes que puedes ser atacado o criticado si dices lo que realmente piensas o expresas tus sentimientos?

Hace poco ví una pelicula que me hizo pensar en todo esto y que me animó a escribir este post. Se trata de “Her” protagonizada por Joachim Phoenix. Me pareció muy recomendable y te animo a verla si te apetece profundizar en estos temas.

 

 

 

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *